¿Qué es el suelo de microcemento?

¿Qué es el suelo de microcemento?

¿Qué es el suelo de microcemento?

¿Qué es el suelo de microcemento?

Actualmente los suelos de microcemento están entre los pavimentos de tipo continuo más usados a nivel mundial. Eso se debe a que ofrecen diversas oportunidades decorativas, tanto para exteriores como para interiores. Por eso, aquí te contaremos más sobre los tipos que hay, sus ventajas y su aplicación.

¿Cómo es el suelo de microcemento?

Los suelos de microcemento son revestimientos decorativos que proceden del cemento. Estos se usan con el propósito de renovar los espacios sin necesidad de realizar obras. Su grosor no supera los 3 mm y no es necesario quitar el recubrimiento que existe para aplicarlo en la superficie.

Otra de las razones por las cuales destaca el microcemento son: su acabado estético y funcionalidad. Es un pavimento sin fisuras que resiste los arañazos, el agua corriente, la luz solar, los impactos y el tránsito.

Tipos de suelo de microcemento

Una de las particularidades que conforman perfectamente la definición de los suelos de microcemento es la versatilidad. Hay diferentes tipos de microcemento que se clasifican según el acabado y la textura a obtener. A continuación te describimos cuáles son los principales:

  • Microdeck: Se trata del más común y es empleado debido a lo fácil que es trabajar con él. Aparte, resalta porque resiste bien el desgaste por tránsito, impactos y abrasión.
  • Atlantic: Consiste en una solución decorativa exclusiva, porque está desarrollado específicamente para los suelos que rodean las piscinas.
  • Industtrial: Está indicado especialmente para los pavimentos industriales de grandes naves, talleres, oficinas y más.
  • Microstone: Es para suelo exterior con acabado antideslizante, tiene resistencia mecánica y soporta mejor la abrasión.
  • Efectto Quartz: Su gama amplia de colores, junto con las cuatro granulometrías, permite crear toda clase de pavimento a imaginar.

Ventajas del suelo de microcemento

Los suelos de microcemento (un revestimiento innovador decorativo) pueden presumir de estos atributos ventajosos:

  • Presenta una resistencia envidiable a prácticamente todo, incluyendo manchas y productos usados para la limpieza doméstica.
  • No eleva mucho el nivel que tiene el suelo, debido a su mínimo grosor (menor a 3 mm).
  • Por ser pavimento continuo, no hay uniones ni ninguna junta de dilatación.
  • Ninguno es igual a otro, por su variedad en acabados y colores siempre hay originalidad.
  • Existe la posibilidad de utilizarlo en espacios interiores o exteriores.
  • Puede adherirse a cualquier material sin que se retire el soporte que hay, evitando reformas pesadas.
  • No se altera por los rayos del sol y posee resistencia térmica.

Aplicación de los suelos de microcemento

El revestimiento con microcemento puede ser aplicado en el suelo de baños, cocinas, bordes de las piscinas y terrazas. Gracias a sus múltiples cualidades, es un material ideal para todas esas estancias y zonas.

Ahora bien, la aplicación de los suelos de microcemento se lleva a cabo con el seguimiento de estos pasos:

  1. Limpieza: El área debe estar libre de grasa, polvo, manchas u otras partículas.
  2. Imprimación: Se aplica una capa en el pavimento. El propósito es que la adherencia entre el suelo nuevo y el soporte que existe se potencie.
  3. Aplicación de la primera capa: Se coloca una capa base que esté sin pigmentar, y luego se lija la superficie.
  4. Colocación de la segunda capa: El microcemento base de esta segunda capa sí debe estar pigmentado. Previamente ha de elegirse el color deseado para el recubrimiento, aplicarlo y luego lijar el suelo.
  5. Aplicación de dos capas: Estas pueden ser de acabado con el pigmento o de terminación; y el microcemento puede ser grueso o medio.
  6. Protección: Hay que aplicar selladores para que el suelo esté protegido y tenga propiedades impermeables y antideslizantes.

Al seguir ese proceso, el suelo de microcemento estará ¡listo!